Seguramente te sorprenderá saber que, los muebles de oficina en Asturias son causa, directa o indirecta, de buena parte mayoría de los accidentes que ocurren en los centros de trabajo, aunque hay que decir que estos accidentes suelen estar causados por un mal uso del mobiliario. Accidentes que, en ocasiones, pueden ser de gravedad y quien los sufre puede llegar a estar varias semanas de baja.

Muchas de las caídas desde altura, por ejemplo, se producen cuando un empleado, por ejemplo, apila uno encima de otro, varios muebles de oficina en Asturias, subiéndose encima de ellos a fin de alcanzar algo de las alturas. Si uno de esos muebles es una silla, sus ruedas harán que se deslice y el batacazo está asegurado. Otras veces, y en casi todos los casos se trata de sillas que sólo tienen cuatro ruedas, al sentarse solamente sobre la parte delantera, la silla se desliza hacia atrás y el empleado cae al suelo. Esta es la causa principal por el que las sillas de oficina, las buenas, cuentan con una base de, al menos, cinco ruedas.

Esa pose, que vemos en muchas películas, inclinándose hacia atrás y colocando los pies sobre la mesa no debería hacerse nunca, y en caso de querer intentarlo, hazlo sólo con sillas en los el respaldo sea reclinable, si no es así, terminarás con tus huesos en el suelo. Otras veces, al levantarse apresuradamente, un empleado puede involuntariamente mover su silla hacia atrás, de modo que, cuando trata de volver al asiento, deja caer su peso donde debería estar la silla y no es así.

En Arco disponemos de diferentes modelos de sillas de oficina con ruedas que se adaptan a todo tipo de superficies (losetas, moqueta, madera…).